InicioArtículos.Vida CristianaLAS SIETE MARCAS DE UN CORAZÓN JUSTO DELANTE DE DIOS.

04 Marzo 2012

LAS SIETE MARCAS DE UN CORAZÓN JUSTO DELANTE DE DIOS.

Posted in Vida Cristiana

J.C. Ryle (1816 – 1900).

LAS SIETE MARCAS DE UN CORAZÓN JUSTO DELANTE DE DIOS.

1.       Un corazón justo es un corazón NUEVO (Ez. 36:26). No es el corazón con el que esa persona nació, sino otro corazón puesto en ella por el Espíritu Santo. Es un corazón que tiene nuevos gustos, nuevas alegrías, nuevas tristezas, nuevos deseos, nuevas esperanzas, nuevos temores, nuevos gustos. Tiene nuevos puntos de vista sobre el alma, el pecado, Dios, Cristo, la salvación, la Biblia, la oración, el cielo, el infierno, el mundo y la santidad. Es como una casa con un nuevo inquilino, mucho mejor que el anterior. “Las cosas viejas pasaron, y he aquí todas son hechas nuevas” (2ª Cor. 5:17).

 

2.      Un corazón justo es un corazón ROTO y ARREPENTIDO (Salmo 51:17). Está roto por su orgullo, su autoengaño y su justicia propia. Sus antiguos pensamientos, tan elevados sobre sí mismo, se han roto y se han hecho pedazos tan pequeños como átomos. Se considera a sí mismo culpable, indigno y corrupto. Su anterior obstinación, orgullo e insensibilidad han desaparecido, se han evaporado. Ya no piensa que ofender a Dios no tiene ninguna importancia. Es tierno, sensible y celosamente preocupado de no caer en el pecado (2ª Reyes 22:19). Es humilde, modesto y no ve en sí mismo cosa buena.

 

 

3.      Un corazón justo es un corazón que CREE en Cristo solo para la salvación, y en el que Cristo habita por la fe (Rom. 10:10, Ef. 3:17). Descansa todas sus esperanzas de perdón y vida eterna en la expiación de Cristo, en la mediación de Cristo y en la intercesión de Cristo. Ha sido purificado con la sangre de Cristo de toda mala conciencia (Heb. 10:22). Se vuelve a Cristo como a la aguja de la brújula que le señala el norte. Busca en Cristo la paz diaria, la misericordia y la gracia, igual que un girasol busca el sol. Se alimenta de Cristo diariamente, como Israel se alimentaba del maná en el desierto. Ve en Cristo al que puede proveer para todas sus necesidades y exigencias. Se apoya en él, construye sobre Él, se aferra a Él, como su médico, guardián, marido y amigo.

 

4.      Un corazón justo es un corazón PURIFICADO (Hch. 15:9, Mt. 5:8). Ama la santidad y odia el pecado. Se esfuerza diariamente por limpiarse de toda suciedad de la carne y del espíritu (2ª Cor. 7:1). Aborrece todo lo que es malo, y se inclina a todo lo que es bueno. Se deleita en la ley de Dios y tiene Su ley grabada en él para no olvidarla (Salmo 119:11). Desea fervientemente guardar la ley más perfectamente, y su placer está con aquellos que aman la ley. Ama a Dios y a Su pueblo. Sus afectos están puestos en las cosas de arriba. Nunca se siente tan ligero y feliz como cuando es más santo, y desea llegar al cielo con alegría, por ser el lugar donde podrá obtener por fin la santidad perfecta.

 

 

5.      Un corazón justo es un corazón QUE ORA. Tiene dentro de sí mismo “el Espíritu de adopción por el cual clamamos Abba, Padre” (Rom. 8:15). Su sentimiento cotidiano es “Tu rostro buscaré, oh Señor” (Salmo 27:8). Está movido por una inclinación habitual a hablar con Dios sobre cosas espirituales – débilmente, torpemente, imperfectamente quizás -, pero debe hablar con él. Encuentra necesario derramarse entero ante Dios como ante un amigo, y extender delante de Él todas sus necesidades y deseos. Le cuenta todos sus secretos. No se guarda nada. Podrías antes convencer a una persona de vivir sin respirar que convencer al dueño de un corazón justo de vivir sin orar.

 

6.      Un corazón justo es un corazón que siente el CONFLICTO dentro de sí mismo (Gál. 5:17). Encuentra dentro de sí mismo dos principios opuestos que luchan por vencer – los deseos de la carne contra el espíritu, y el espíritu contra la carne. Sabe por experiencia lo que Pablo quería decir cuando afirmaba “Veo una ley en mis miembros que se rebela contra la ley de mi mente” (Rom. 7:23). El corazón injusto, natural, no sabe nada de esta lucha. El hombre fuerte armado mantiene el corazón natural como su palacio, y sus bienes están en paz (Lc. 11:21). Pero cuando el Rey de justicia toma posesión de un corazón, comienza una lucha que no acaba nunca hasta la muerte. El corazón justo puede ser conocido por su guerra interior, tanto como por su paz.

 

 

7.      Un corazón justo es HONESTO, ÍNTEGRO Y LEAL (Lc. 8:15, 1ª Cr. 12:33, Heb. 10:22). No hay nada en él ni en sus alrededores que huela a falsedad, hipocresía o a teatro de cara a la galería. No tiene doblez. Es verdaderamente lo que profesa ser, siente lo que profesa sentir y cree lo que profesa creer. Su fe puede ser endeble. Su obediencia puede ser muy imperfecta. Pero hay una cosa que siempre distinguirá al corazón justo. Su religión será real, genuina, absoluta y sincera.

 

En resumen, un corazón como el que acabo de describir siempre ha sido la posesión de todos los verdaderos cristianos de cualquier denominación, país, raza o lengua. Han tenido diferencias en muchas cosas, pero todos han tenido un corazón justo. Algunos de ellos han resbalado por un tiempo, como David o Pedro, pero sus corazones nunca se apartaron enteramente del Señor. A menudo han demostrado ser hombres y mujeres cargados de debilidades, pero sus corazones han sido justos delante de Dios. Se han comprendido unos a otros en la tierra. Han encontrado que su experiencia era en cualquier lugar una y la misma. Se comprenderán unos a otros incluso mejor en el mundo venidero. Todos los que han tenido un corazón justo en la tierra encontrarán que tienen un solo corazón cuando entren en el cielo.

 

 http://jcrylequotes.com/2011/04/16/7-marks-of-a-right-heart-before-god/

 

Social Bookmarks

Comentarios (3)

  • karen
    karen
    25 Agosto 2012 a las 17:49 |

    hola buen dia
    hoy durante la madrugada tuve un sueño en el que una voz que era como de un niño me dijo ...el corazon no es justo, sin ti no existo...
    quisiera que me ayudaran a interpretar esas palabras porfa.

  • maria
    maria
    11 Marzo 2013 a las 21:22 |

    respuesta al sueno.

    El corazon no es justo. Es correcto porque la justicia de Dios a traves des Espiritu Santo es el nos santifica y justifica ante Dios. Un corazon justo no puede existir sin el espiritu santo que lo santifica al nosotros perdonar y vivir en arrepentimiento limpiando nuestro corazon.

  • Leonel R
    Leonel R
    16 Marzo 2014 a las 19:46 |

    Que bueno es saber que hay gente con amor de Dios para compartir estos mensages

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

Cancelar Enviando comentario...

Últimos Comentarios

  • Creo que La istori es la base del testimonio del evanjelio en el mundo pot que el pueblo a sido en fluden siado istorica mente po el...
    luisantonio martinwz delgado

    luisantonio martinwz delgado

    16. Abril, 2014 |

  • Que bueno es saber que hay gente con amor de Dios para compartir estos mensages
    Leonel R

    Leonel R

    16. Marzo, 2014 |

  • Hola, veo en su artículo el número V, como hago para leer las anteriores sobre este tema
    William

    William

    13. Marzo, 2014 |

  • Los apóstoles fueron 12. El último fue Pablo. Matías fue escogido temporalmente por los apóstoles, no por Cristo en persona. Los...
    anonymous

    anonymous

    19. Febrero, 2014 |

  • Muy biena enseñanza
    Dios te bendiga

    Dios te bendiga

    17. Noviembre, 2013 |

Versículo del día